Los Rayos ultra violeta y el clima pueden dañar el aislante de los aires acondicionados, comprometiendo de esta manera el adecuado funcionamiento del mismo, es considerado una buena práctica inspeccionarlo por lo menos una vez al año y reemplazarlo siempre que se requiera.

Con el paso del tiempo, el aislante térmico de las tuberías exteriores de los aires acondicionados pueden deteriorarse por el clima, los rayos UV y una mala instalación provocan una pérdida en su eficiencia. Cuando el aislante pierde su habilidad de aislar, se pierde energía y el equipo tiene que trabajar de más para mantener el nivel deseado de confort al interior de la vivienda.

Beneficios del aislante térmico y sus tipos recomendados para aires acondicionados:

En aplicaciones de refrigeración y aire acondicionado, el aislante térmico debe ser capaz de proteger contra la condensación. Controlar la humedad es crítico para su eficiencia térmica. Si la humedad invade el material aislante que cubre la tubería de agua fría, se pierde su eficiencia térmica.

El aislante térmico, a diferencia de la fibra de vidrio, es una estructura de celdas cerradas que actúa como un retardador de vapor incorporado, previniendo la invasión de humedad. Los aislamiento elastoméricos de celdas cerradas como los Aislantes térmicos CLUXER previenen condensación, la invasión de humedad y la perdida de eficiencia térmica. Su diseño provee una excelente resistencia a la transmisión de vapor de agua y provee larga durabilidad.

Pasos para remplazar el aislante térmico: 

Pasos previos:

  1. Identifique la línea correcta de aire acondicionado para aplicar el aislante. Un equipo de aire acondicionado residencial típico tiene dos líneas de cobre que salen al exterior del edificio a la unidad condensadora exterior. Solo una de estas líneas de cobre, la fría, debe aislarse. No hay necesidad de aplicarlo a la línea más pequeña y caliente, a menudo llamada la línea líquida, porque al no aislar ésta línea ayudará a liberar calor, que es exactamente lo que se esta tratando de hacer con un sistema de aire acondicionado.
  2. Ahora mida el largo y diámetro exterior de la línea de cobre y el grosor del aislamiento anterior. Si no presenta aislante para medir su grosor, busque los valores R recomendados para su área o las sugerencias del fabricante.
  3. Una vez tenga todas las medidas, compre el aislante con el diámetro correcto que encaje en la tubería. También puede comprar cinta aislante para envolver los extremos de las tuberías y las válvulas de servicio.

Instalación:

  1. Cuando tenga todos los materiales, apague el aire acondicionado y remueva el viejo aislante. Espere a que la temperatura de la línea de succión aumente hasta el punto en que no reaparezca condensación después de que se limpie. Limpie cualquier suciedad de la tubería usando un solvente apropiado como alcohol desnaturalizado. Luego de que la tubería está limpia y seca, envuelva algunas pasadas de cinta de aislar en el tubo donde sale del edificio y envuelva cualquier válvula de servicio en el extremo del condensador de la tubería. Asegúrese que la cinta de aislar esté bien apretada alrededor de las válvulas de servicio y firmemente presionadas contra el muro exterior.
  2. Ahora que está listo para instalar el nuevo aislante térmico. Empiece por medir la longitud de la línea de aire acondicionado y corte el extremo del aislante al menos ½ pulgada más larga para compensar el flujo de temperatura, contracción y expansión. Entonces, deslice el tubo de aislante sobre el tubo de cobre, sobreponiendo la cinta de aislar. Si usa aislante auto sellante, remueva el adhesivo y alinee los bordes mientras presiona la costura a medida que va. Recuerde trabajar cautelosamente con el adhesivo porque una vez el adhesivo pega, ya no puede despegarse.
  3. Si usa un tubo aislante CLUXER Flex sin hendidura, necesitará cortar a lo largo del tubo de aislante con una navaja suave y filosa, asegurándose de no cortar del todo hasta el otro lado del tubo. Después de cortar el aislante, aplíquelo sobre la línea de aire acondicionado y use el adhesivo para sellar la costura. Aplique una ligera capa de adhesivo a cada lado de la costura usando una brocha. Permita al adhesivo secar al punto que sea pegajoso al tacto. Esto tomará alrededor de 2-4 minutos dependiendo de la temperatura y humedad. Una vez el adhesivo está pegajoso, presione junta la costura con firmeza.

Consulta la distinta variedad de aislantes en el siguiente link.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
× Soporte